Artemisa
Artemisa pintura.jpg
Información
Nombre Griego: Ἄρτεμις (Ártemis)
Nombre Romano: Diana
Dominio: La caza y los animales salvajes
Familia
Padres: Zeus y Leto
Hermanos/as: Apolo

Artemisa o Ártemis es la diosa de la caza, los animales salvajes, el terreno virgen, los nacimientos, la virginidad y las doncellas, que traía y aliviaba las enfermedades de las mujeres. Representaba a la Luna. Hermana melliza de Apolo, por lo tanto, hija de Zeus y Leto.

Formaba una trinidad con Egeria, náyade de su séquito de comadronas; y Virbio, dios de los bosques.

Una de sus más renombradas hazañas es la de asesinar, entre ella y su hermano, a los hijos de Níobe, quien había insultado a Leto.

Todas sus acompañantes debían permanecer vírgenes bajo pena de implacables castigos, y la propia Artemisa guardó celosamente su castidad. Despertó el interés de muchos dioses y hombres, pero ninguno de ellos logró ganar su corazón.

Sus símbolos incluían el arco y las flechas de plata, el perro de caza, el ciervo y la Luna. El carro de Artemisa estaba hecho de oro y era tirado por cuatro ciervos de cornamenta dorada. Sus bridas también eran de oro.

Etimología[editar | editar código]

Dentro del griego antiguo, el nombre ha sido relacionado con ἀρτεμής (artemes), "seguro" o ἄρταμος (artamos), "carnicero". Una hipótesis relaciona a Artemisa con la raíz protoindoeuropea *h₂ŕ̥tḱos "oso".

Iconografía[editar | editar código]

A menudo se la representaba como una cazadora virgen, joven, alta y delgada, llevando un vestido corto,​ con botas de caza, aljaba, arco y flechas, a menudo en la pose de disparar y acompañada por un perro de caza o un ciervo.

Nacimiento[editar | editar código]

Cuando Hera descubrió que Leto estaba embarazada de Zeus, prohibió que diera a luz en tierra firme, ya sea en continente o cualquier isla del mar. Retuvo a Ilitía para que no fuera a socorrerla. Además, envió a la temible serpiente Pitón para que asesinara a Leto en el trance del parto. Pero Zeus envió al viento Bóreas para que recogiera a Leto y la llevara junto a Poseidón. Este la llevó a su vez a la recién creada isla flotante de Ortigia, que no era continente ni una isla real, y cubrió el lugar con una bóveda formada por sus olas. Allí, sin contravenir la prohibición de Hera, los demás dioses presentes en el nacimiento en Delos enviaron a Iris para que trajese a Ilitía. En cuanto la diosa puso un pie en la isla, Leto, aferrada a un olivo, alumbró a Artemisa, quien inmediatamente ayudó a Apolo a venir al mundo. Más tarde, la isla de Ortigia fue llamada Delos y Zeus la aseguró al fondo del Océano. Recién nacidos, Apolo y Artemisa que tenían grandes habilidades de cazadores, mataron a la Pitón que se disponía a atacarlos.

Mitos[editar | editar código]

Los 9 deseos[editar | editar código]

Cuando Artemisa era una niña, tras haber sido azotada por Hera, buscaba consuelo en el regazo de Zeus. En una ocasión le pidió que le concediera 9 deseos:

  • Permanecer siempre virgen.
  • Tener muchos epítetos que la diferencien de Apolo.
  • Tener un arco y flechas.
  • Una túnica hasta las rodillas para poder cazar.
  • 60 oceánides para su coro.
  • 20 amnisíades para que cuiden a sus canes y su arco.
  • Que ninguna ciudad fuese dedicada a ella.
  • Gobernar sobre las montañas.
  • Poder ayudar a la mujeres en los dolores del parto.

Este último se debe a que Artemisa creía que había sido elegida por las Moiras para ser comadrona tras ayudar a su madre en el nacimiento de Apolo.

Zeus la envió a obtener su arco y flechas en la isla de Lipara, donde trabajaban Hefestos y los Cíclopes. Las ninfas acompañantes estaban llenas de miedo ante la visión de los monstruosos herreros, pero la joven Artemisa se acercó valientemente y solicitó sus armas. Artemisa visitó también a Pan en Menalia, y este le dio siete perras y seis perros. A continuación ella capturó seis ciervos de cornamenta plateada para tirar de su carro, y comenzó a practicar con su arco disparando primero a los árboles y después a las bestias salvajes.

Mera y Tegeates[editar | editar código]

Cuando Apolo y Artemisa viajaban por Grecia en busca de aquellos que una vez habían rechazado a su madre Leto cuando estaba embarazada para castigarlos, llegaron a Tegea. Scephrus vino a Apolo y tuvo una conversación privada con él. Leimon, hermano de Scephrus, sospechando que la conversación con Apolo contenía un cargo contra él, se apresuró a su hermano y lo mató. Por su crimen, Leimon recibió un disparo de Artemisa. Tegeates y Mera, padres de los hermanos y reyes de Arcadia, se sacrificaron para propiciar a los mellizos, pero aun así, la hambruna cayó sobre la tierra. El oráculo de Delfos ordenó que se instituyeran ritos en honor a Scephrus y desde entonces se han llevado a cabo durante el festival de Apolo Agyieus: como parte del ritual, una sacerdotisa de Artemisa persigue a un hombre, imitando la búsqueda de Leimon por parte de Artemisa.

Acteón y Sipretes[editar | editar código]

En una ocasión, Artemisa se encontraba tomando un baño en el bosque agora en compañía de su coro de ninfas, cuando el príncipe y cazador tebano Acteón, que pasaba por allí, la vio por casualidad. Las ninfas lo descubrieron y corrieron a ocultar a Artemisa. Esta se disgustó tanto por haber sido contemplada desnuda que salpicó con agua al rostro de Acteón, transformándolo en un ciervo e incitando a sus propios sabuesos a que lo atacaran. Estos lo destrozaron sin saber que el ciervo al que daban caza era su propio dueño.

Otro desdichado que vio a la diosa dándose un baño fue Sipretes, un pastor creténse. Intetó violarla, pero la diosa lo transformó en muchacha.

Orión[editar | editar código]

Artículo principal: Orión
Tras abandonar a Eos, Orión se convirtió en un compañero de caza de Artemisa. Apolo estaba celoso porque su hermana ya no le prestaba atención y también creía que Orión abandonaría a su hermana como lo hizo con Eos. Por ello tramó un ardid para que Orión muriera. Explicó a Gea la vanidad del cazador y ésta envió un escorpión contra él. Orión trató de escapar nadando hacia la isla de Delos, donde esperaba que Eos lo protegiera, y entonces Apolo desafió a Artemisa a disparar sus flechas contra lo que se alejaba nadando tras acusarle de haber seducido a Opis, una de las doncellas de Artemisa. Artemisa disparó sus flechas y lo mató. Tras ello, descubrió que se trataba de Orión y por no poder hacerlo revivir, lo colocó entre las estrellas como la constelación homónima.

Los Alóadas[editar | editar código]

En una ocasión, Los Alóadas quisieron asaltar el Olimpo. Para llegar arriba, apilaron el Monte Osa sobre la península Pelión. Apolo casi los mata y no lograron asaltar la morada de los dioses, pero raptaron a Ares y lo encadenaron y encerraron en una vasija de bronce durante 13 meses. Los dioses idearon un plan para rescatar a Ares, entonces Artemisa se ofreció para seducir a Oto, y Efialtes sintió celos. La diosa se transformó en una cierva y se disponía a huir, entonces los hermanos arrojaron sus lanzas, Artemisa huyó, y se mataron el uno al otro. Mientras tanto, Hermes rescataba al dios de la guerra.

Calisto[editar | editar código]

Artículo principal: Calisto
Un día, Artemisa sorprendió a Calisto, cazadora acompañante de Artemisa, bañándose en un río y advirtió que su vientre había crecido. Artemisa le preguntó el motivo de ello y Calisto, a quien Zeus había seducido bajo la forma de la diosa, replicó que era culpa suya. Artemisa, enfadada por la respuesta, transformó a Calisto en osa y la expulsó de su cortejo.

Afea[editar | editar código]

Artículo principal: Britomartis
Britomartis era una ninfa pescadora. En Egina Minos intentó aprisionarla, pero Artemisa la hizo desaparecer. Britomartis se hizo Afea (invisible, sin luz). Un templo en su honor sería construido en el lugar de su desaparición. Britomartis huyó a un bosque consagrado a Artemisa, que la premió con la inmortalidad por haber mantenido su castidad.

Alfeo y Aretusa[editar | editar código]

Alfeo, un dios del río, estaba enamorado de Artemisa, pero sabía que no podía hacer nada para ganarse su corazón, así que decidió raptarla. Artemisa estaba con su séquito en Letrinos cuando fue al río Alfeo, pero sospechando sus motivos cubrió su rostro con barro para que el dios río no la reconociera. Entonces intentó violar a Aretusa, una ninfa de Artemisa. Para socorrerla, transformó en una fuente en el templo de Artemisa Alfea en Letrinos.

Búfago[editar | editar código]

Artículo principal: Búfago
Búfago era un semidios hijo de Jápeto. Vio a Artemisa y pensó en violarla, así que comenzó a perseguirla. Detectando sus pecaminosos pensamientos, la diosa lo atacó en el monte Foloe y le dio muerte.

Atalanta[editar | editar código]

Artículo principal: Atalanta
Esqueneo, el padre de Atalanta, deseaba únicamente hijos varones, y por ello, al nacer, la abandonó a su suerte en el monte Partenio. Pudo sobrevivir gracias a que Artemisa envió a una osa que la cuidó y la amamantó, hasta que unos cazadores la encontraron y decidieron criarla.

El Jabalí de Calidón[editar | editar código]

Artículo principal: Jabalí de Calidón
El rey Eneo de Calidón, celebraba sacrificios anuales en honor de los dioses. Un año el rey olvidó incluir a Artemisa en sus ofrendas. Ofendida, Artemisa soltó al jabalí más grande y feroz imaginable en los alrededores de Calidón, que se comportó como un loco por toda la campiña, destrozando viñedos y cosechas, obligando a la gente a refugiarse dentro de las murallas de la ciudad, donde empezaron a morirse de hambre. Eneo envió mensajeros a buscar a los mejores cazadores de Grecia, ofreciéndoles la piel y los colmillos del jabalí como premio. Atalanta fue la única mujer que participó de esta cacería.

Aura y Yaco[editar | editar código]

Aura era la diosa de las brisas y prima de Artemisa. Dionisio se enamoró de ella y trataba siempre de alcanzarla, pero Aura veloz como el viento siempre conseguía escapar de él. Dionisio le pidió ayuda a Afrodita, quién hizo que Aura se entregara al dios. Aura enloqueció porque, al igual que su prima, era una cazadora virgen y se enorgullecía de su castidad, la cual ahora había sido profanada. Tuvo gemelos, y en su locura se comió a uno de ellos, el otro fue salvado por Artemisa. Se lanzó al río Sangarios y Zeus la transformó en una fuente. Yaco, el hijo salvado por Artemisa se convertiría en ayudante de Deméter y en guía de los misterios eleusinos.

Níobe[editar | editar código]

Níobe, la reina de Tebas y esposa de Anfión, alardeó de su superioridad sobre Leto porque había tenido catorce hijos (los Nióbidas), siete varones y siete mujeres, mientras Leto había tenido solo uno de cada género. Cuando oyeron esta impiedad, Apolo mató a sus hijos mientras practicaba atletismo y Artemisa a sus hijas, que murieron en el acto sin un solo sonido. Apolo y Artemisa usaron flechas envenenadas para matarlos. Al ver a sus hijos muertos, Anfión se suicidó. Una devastada Níobe fue convertido en piedra cuando lloraba.

Guerra de Troya[editar | editar código]

Artemisa castigó a Agamenón tras haber matado este un ciervo sagrado en una arboleda sagrada y alardear de ser mejor cazador que la diosa. Cuando la flota griega estaba preparándose en Áulide para partir hacia Troya y empezar la Guerra de Troya, Artemisa calmó los vientos. El adivino Calcas dijo a Agamenón que la única forma de apaciguar a la diosa era sacrificar a su hija Ifigenia. Artemisa sustituyó en el altar a Ifigenia por un ternero. Artemisa la llevó a Táuride, en Crimea, para que fuera su sacerdotisa.

Durante la guerra, Artemisa fue partidaria de Troya porque su hermano Apolo era el patrón de la ciudad y ella misma era ampliamente adorada en Anatolia occidental en tiempos históricos. Se enfrentó con Hera cuando los dioses aliados con los bandos en conflicto se involucraron en este. Hera golpeó a Artemisa en los oídos con su propia aljaba, haciendo que perdiese las flechas. Artemisa huyó llorando con Zeus y Leto recogió el arco y las flechas caídas.

También ayudó a Eneas junto a Leto y Apolo. Este lo encontró herido por Diomedes y los llevó al cielo, donde los tres lo curaron en secreto.

Las oseznas[editar | editar código]

Un oso había adoptado la costumbre de visitar regularmente la ciudad de Braurón, cuyas gentes lo alimentaban, de forma que con el tiempo el oso fue domado. Pero una niña provocó al oso y este le sacó los ojos. El hermano de la niña mató al oso y Artemisa se enfureció, exigiendo que las niñas «actuaran como osas» en su templo como expiación por la muerte del oso. Desde entonces, las niñas y muchachas atenienses que se acercaban a la edad del matrimonio eran enviadas un año al santuario de Artemisa en Braurón para servir a la diosa, época en la que eran llamadas arktoi (oseznas).

Otros[editar | editar código]

  • Zeus persiguió a Táigete, una de las Pléyades, quien rezó a Artemisa. La diosa transformó a Táigete en una cierva, pero Zeus la violó cuando estaba inconsciente. Así concibió a Lacedemón, el mítico fundador de Esparta.
  • Tras la muerte de Meleagro, Artemisa convirtió a sus afligidas hermanas, las Meleágrides, en pájaros.
  • Artemisa mató a Quíone por su orgullo y vanidad atravesándole la lengua con una lanza que le produjo una herida de la que moriría poco después.

Véase también[editar | editar código]

Dioses Olímpicos
Principales: Zeus • Hera • Poseidón • Démeter • Ares • Atenea • 

Apolo • Artemisa • Hefestos • Afrodita • Hermes • Dionisio

Otros: Hestia • Hades • Perséfone • Hebe • Ilitía
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.