Wiki Mitología Griega
Advertisement
Atalanta
Atalanta.png
Información
Nombre Griego: Αταλαντη (Atalantê)
Familia
Padres: Esqueneo
Hijos: (Con Hipómenes): Partenopeo

Atalanta era una cazadora consagrada a Artemisa.

Etimología

Su nombre siginifica "igual en peso".

Nacimiento

Esqueneo, el padre de Atalanta, deseaba únicamente hijos varones, y por ello, al nacer, la abandonó a su suerte en el monte Partenio. Pudo sobrevivir gracias a que Artemisa envió a una osa que la cuidó y la amamantó, hasta que unos cazadores la encontraron y decidieron criarla.

Mito

Vida de cazadora

Una vez que se convirtió en una bella y ágil mujer, Atalanta decidió no casarse nunca y mantenerse virgen para consagrarse a la diosa Artemisa. Vivía en el bosque y llegó a ser una de las cazadoras más renombradas de la mitología. Durante una cacería en Cifanta hizo brotar una fuente golpeando una roca con su jabalina porque tenía sed. En otra ocasión se enfrentó a Hileo y Reco, dos Centauros que quisieron violarla, pero la cazadora se defendió gracias a sus inigualables habilidades y los mató a flechazos.

El jabalí de Calidón

En la cacería del jabalí de Calidón tuvo un papel muy relevante. Algunos otros cazadores se negaban a participar en la cacería en compañía de Atalanta por ser mujer, pero Meleagro les obligó a partir con ella. Se dice que las flechas de Atalanta fueron las primeras en herir al jabalí y Meleagro, que fue el que finalmente lo mató, regaló la piel a la heroína. Hubo una disputa posterior puesto que los tíos de Meleagro arrebataron la piel del jabalí a Atalanta, pero Meleagro los mató y volvió a dar la piel a la cazadora.

Otros

La fama de Atalanta se difundió sobre todo después de participar en la cacería del jabalí de Calidón y de que en los juegos fúnebres en honor de Pelias logró vencer en la lucha a Peleo.

Atalanta se quiso embarcar en la expedición del Argos, pero Jasón rechazó su ofrecimiento puesto que temía que se desatasen riñas entre el resto de la tripulación por tratar de obtener su amor.

Profecía cumplida

un oráculo le predijo que el día en que se casara sería convertida en animal. Por ello, para evitar cualquier pretendiente, anunció que su esposo sería sólo aquél que lograra vencerla en una carrera; por el contrario, si ella triunfaba, debía matar a su oponente. Aun cuando Atalanta concedía ventaja a sus rivales al comienzo de la competición, ella siempre vencía y les daba muerte.

Así fue hasta que apareció el hombre que logró derrotarla. Este joven, llamado Hipómenes consiguió obtener la mano de Atalanta gracias a un ardid: llevaba con él unas manzanas de oro que le había regalado Afrodita y que procedían del jardín de las Hespérides. Cada vez que la joven iba a darle alcance en la carrera, Hipómenes dejaba caer una de las manzanas, que Atalanta se detenía a recoger hechizada por su mágica belleza. Mientras ella se distraía con cada manzana que caía, el joven logró llegar antes a la meta.

La pareja vivió feliz durante un tiempo, tuvieron un hijo, Partenopeo, compartiendo cacerías y hazañas. En una de estas ocasiones, los esposos entraron en uno de los santuarios de Rea y gozaron allí de su amor. Rea montó en cólera ante el sacrilegio y los transformó en dos leones machos que unció a su propio carro para que tiraran de él.

Galería

Advertisement