Wiki Mitología Griega
Atenea
Palas Atenea.png
Información
Nombre Griego: Ἀθήνη (Athēnē)
Nombre Romano: Minerva
Dominio: El conocimiento y la sabiduría
Familia
Padres: Zeus y Metis

Atenea, o también Palas Atenea, era una de las diosas griegas más importantes y presentaba un gran número de rasgos característicos. Era la diosa de la guerra, de la sabiduría y de la ciencia, además de ser patrona de diversas actividades, entre ellas, el arte de tejer.

El valor era el rasgo más característico de Atenea. Su figura alta y delgada siempre estaba acompañada por el casco y la lanza. Un búho que simbolizaba su sabiduría solía acompañarla a todos los sitios. De hecho, esta figura aparece en gran cantidad de monedas estampadas en Atenas.

Atenea no ama la guerra por sí misma, sino solo por las ventajas que ganaba el estado al emprenderla, y por tanto solo apoya aquellas empresas bélicas que se iniciaban con prudencia y que probablemente arrojaran resultados favorables.

Como diosa prudente de la guerra también era la protectora de todos los héroes que se distinguieron por su prudencia y buenos consejos, así como por su fuerza y valor, como Heracles, Perseo, Belerofonte, Aquiles, Jasón, Diomedes y Odiseo.

Etimología

Su nombre quiere decir "La señora de Atenas", puesto es que es la patrona de ésta ciudad.

Iconografía

La diosa era representada llevando una larga túnica que le caía hasta los pies, y sobre su pecho tenía la égida con la cabeza de la Gorgona. Llevaba un casco elevado sobre la frente para revelar su cara con gesto de saludo pacífico, pero en unos pocos casos lo lleva en la mano y en la cabeza tiene posado un mochuelo. Su pelo generalmente peinado hacia atrás sobre las sienes, flotando libremente por detrás. Su epíteto Glaucopis hace referencia a que tenía unos ojos grises y brillantes. Portaba una lanza dorada y el escudo redondo argólico en cuyo centro aparece la cabeza de la gorgona Medusa. La figura completa es majestuosa, y más fuerte que esbelta: las caderas son pequeñas y los hombros anchos.

En el Olimpo la representan sentada a la derecha de su padre Zeus y apoyándole con sus consejos.

Nacimiento

Zeus embarazó a Metis. Los abuelos de Zeus le advirtieron "Los hijos que concibirá Metis serán más poderosos que tú".​ Para impedir tan graves consecuencias, siguió el consejo de Gea y Urano y «la encerró en su vientre». Tiempo después, a Zeus le dolía demasiado la cabeza, y le pidió a su hijo Hefestos que le diera un hachazo en la misma, éste lo hizo y, en presencia de Ilitía, Atenea salió de la cabeza de Zeus, adulta y completamente armada.

Mitos

Palas

Atenea fue criada por Tritón y acompañada por su hija Palas. Un día, mientras Palas y Atenea estaban practicando lucha, Zeus apareció entre ellas con la égida para su hija, y Palas, asustada, no pudo esquivar un golpe de Atenea. Atenea la mató, y en señal de duelo talló una estatua a su imagen, el Paladio, y adoptó su nombre, desde entonces es conocida como Palas Atenea.

Atenas

Atenea compitió con Poseidón para ver quien sería señor o señora de una ciudad sin nombre ni dios adorado en especifico. Se acordó que cada uno le diera un regalo a los habitantes y el que prefirieran los habitantes le daba la victoria al Dios que lo había hecho. Poseidón golpeó el suelo con su tridente y de él broto un fuente. La fuente era muy buena, pero tenía agua salada, por lo que no les servía mucho. Atenea en cambio ofreció el olivo, algo que antes no existía, lo adoraron tanto que declararon a Atenea la vencedora, y la ciudad llevó su nombre, Atenas.

Erictonio

Cuando Hefesto intentó violar a Atenea, que buscaba un arma en su taller, el semen del dios cayó sobre el muslo de la diosa, y al intentar quitárselo cayó sobre la tierra y la fecundó, naciendo Erictonio.

Gea le entregó al pequeño a Atenea, quien crió entonces al bebé como su madre adoptiva. Atenea puso al infante Erictonio en una pequeña cesta que confió a tres princesas atenienses: Herse, Pándroso y Aglauro. La diosa no les dijo qué contenía la canasta, pero les advirtió que no la abriesen hasta que regresase. Para asegurarse, Atenea dejó a una corneja que las vigilara. La curiosa Aglauro abrió la cesta, hallando al bebé Erictonio, y comenzó a especular que la diosa Atenea no era tan virgen después de todo. Atenea descubre esto y planea vengarse de Aglauro, pero no inmediatamente.

Estando Hermes en la ciudad durante las celebraciones de las Panateneas, vio a Herse y se enamoró de ésta. Hermes y Aglauro habían sido amantes con anterioridad, así que ya se conocían, y le pidió ayuda a Aglauro para seducir a Herse, y ésta le pide dinero a cambio. Mientras Hermes iba por las monedas de oro, Atenea se dirigía a la morada de Némesis, diosa de la venganza, y le pide que la ayude a vengarse de Aglauro.

Némesis envió a Ptono, quien despertó una fuerte envidia y celos en Aglauro por su hermana Herse. Cuando Hermes llega con el dinero y dispuesto a seducir a Herse, Aglauro, previendo un matrimonio feliz e inmortal de su hermana con su anterior amante, no sólo no colaboró con Hermes, sino que se interpuso en su voluntad, impidiéndole que entrara en su casa para ver a Herse. Enfurecido, el dios mensajero la transformó en una roca negra. Ya sin trabas a su camino, Hermes sedujo a Herse, naciendo de esta relación Céfalo y Cérix.

Por su parte Erictonio se convirtió en el rey de Atenas, instaurando el culto a la diosa Atenea, se le atribuyeron muchos cambios positivos a la cultura ateniense. Durante esta época Atenea le protegió y ayudó con frecuencia. También le enseñó a atar los caballos con la bridas, invensión de ella.

Medusa

Medusa era originalmente una hermosa doncella sacerdotisa del templo de Atenea, pero cuando fue violada por Poseidón, en el mismo templo, la enfurecida diosa, no pudiendo desquitarse con el señor del mar, transformó a la joven, para parecerse a sus hermanas, en monstruo con piel de reptil y con cabello en serpientes. No pudo hacerla inmortal, puesto que para eso requería ser una virgen, entonces en cambio le dio una mirada petrificante. Medusa huyó a la cueva de sus hermanas gorgonas, monstruosas de nacimiento, donde se refugió.

Muchos héroes se atrevieron a meterse en la cueva de las gorgonas, mas nadie salió nunca, algunos devorados por Euríale o Esteno, otros petrificados por la mirada de Medusa. Perseo, quien aseguró volver con vida y con la cabeza de Medusa, fue enviado por el rey Polidectes de Sérifos a cumplir la misión. Con la ayuda de Atenea y Hermes, que le dieron las sandalias aladas, el casco de invisibilidad de Hades, una espada y un escudo espejado, el héroe fue a visitar las Grayas para que le dijeran donde se encontraba la cueva de las gorgonas. Perseo cumplió su misión, evadió a las hermanas de medusa con el casco, y decapitó a la gorgona acercándose a ella sin mirarla directamente sino observando el reflejo de la gorgona en el escudo para evitar quedar petrificado. Su mano iba siendo guiada por Atenea y así cortó su cabeza. Medusa estaba embarazada de Poseidón, y al ser decapitada, de su sangre salieron Pegaso y Crisaor.

Después de todas sus aventuras, Perseo le dio la cabeza a Atenea, quien la colocó en su escudo. La diosa le dio la sangre mágica de Medusa al médico Asclepio, pues la que manaba del lado izquierdo del cuello era un veneno mortal, y la del lado derecho tenía el poder de resucitar a los muertos.

Andrómeda

Artículo principal: Andrómeda
Cuando Andrómeda murió, Atenea la situó entre las constelaciones del cielo del norte, cerca de su marido y su madre, como la constelación de Andrómeda.

Belerofonte

Artículo principal: Belerofonte

Atenea le enseña a Belerofonte a dominar a Pegaso.

Heracles

Artículo principal: Heracles
Enseñó a Heracles cómo despellejar al león de Nemea usando las propias garras del león para cortar su gruesa piel. También le ayudó a derrotar a los pájaros del Estínfalo y a navegar en el inframundo capturando a Cerbero. También fue quien ayudó a Hércules a matar a la hidra de Lerna.

Los Argonautas

Artículo principal: Argonautas
Jasón consultó el oráculo, que le animó a que realizara la misión y de hiciera con un barco.​ Así pues, tuvo que ser construida una nave a la que se llamó Argo, en honor de su constructor Argos. La nave fue construida bajo la dirección de Atenea, con madera de los bosques del monte Pelión, en Tesalia. Tenía cincuenta remos. La proa del barco, construida con madera de Dodona, tenía el don del habla y de la profecía.

Guerra de Troya

Artículo principal: Guerra de Troya
  • Juicio de Paris
  • La guerra

En la guerra de Troya estuvo del lado de los más civilizados griegos.

Ares peleó para un bando y luego para el otro para recompensar el coraje de ambos lados: prometió a Atenea y a Hera que lucharía del lado de los aqueos junto a Aquiles, pero Afrodita y Apolo lo convencieron para que luchase con ellos del lado de Paris y los troyanos. Ares atacó a Diomedes con su lanza, pero Atenea desvió el ataque. Diomedes respondió con la pica y Atenea guió el golpe en dirección a Ares, quien cayó herido. Huyó al monte Olimpo para que su padre Zeus curara sus heridas, lo que obligó a los troyanos a replegarse.

Hera mencionó durante una conversación con Zeus que el hijo de Ares, Ascálafo a manos de Deífobo, había muerto. Ares rompió a llorar y quiso volver a la batalla del lado de los aqueos. Atenea, ya pacificada con Ares, lo consoló y lo ayudó a quitarse la armadura.​ Más tarde, Ares intentó vengarse de Atenea, pero terminó herido de nuevo cuando esta lo golpeó con una piedra, cubriendo al caer con su cuerpo tumbando siete yugadas.

Al final de la guerra cuando los griegos iban de vuelta a su tierra, Atenea le envió tormentas, por la manera en la que Áyax había tratado a Casandra en su templo. En Troya se le sacrificaban doncellas o niños locrios cada año como expiación por el crimen cometido por Áyax. Estos sacrificios siguieron ofreciéndosele hasta el 346 a. C.

Odiseo

Artículo principal: Odiseo
La naturaleza astuta y perspicaz de Odiseo le ganó rápidamente el favor de Atenea, implantándole pensamientos en su cabeza durante su viaje de vuelta a casa desde Troya. Cuando Odiseo llega a la playa de una isla en la que Nausícaa lava sus ropas, Atenea se aparece en los sueños para asegurar que la princesa rescate a Odiseo y le envíe finalmente a Ítaca. La propia diosa se aparece disfrazada ante Odiseo tras su llegada. Inicialmente le miente diciéndole que su esposa Penélope se ha casado y que a él se le da por muerto, sin embargo Odiseo le miente a su vez, viendo a través de su disfraz. Complacida por su determinación y sagacidad, Atenea se le revela y le cuenta todo lo que necesita saber para recuperar su reino. Le disfraza como un anciano para que no sea descubierto por los pretendientes o por Penélope y le ayuda a derrotar a estos y a finalizar la subsiguiente disputa entre sus familiares.

Aracne

Aracne era la hija de Idmón de Colofón, un tintorero que teñía la lana con púrpura de Tiro. Las alabanzas que recibía terminaron por subirse a la cabeza de la joven, que acabó tan engreída de su destreza como tejedora que comenzó a afirmar que sus habilidades eran superiores a las de Atenea.​ La diosa se enfadó, dio a la joven Aracne una oportunidad de redimirse. Adoptando la forma de una anciana, advirtió a Aracne que no ofendiese a los dioses. La mortal se burló y deseó un concurso de tejido en el que pudiera demostrar su superioridad. Atenea se quitó el disfraz y el concurso comenzó.

Atenea tejió la escena de su victoria sobre Poseidón para nombrar la ciudad de Atenas. El tapiz de Aracne representaba veintidós episodios de infidelidades de los dioses disfrazados de animales: Zeus siendo infiel a Hera con Leda, con Europa y con otras. Atenea admitió que la destreza de la joven era perfecta, pero se enfadó mucho por la irrespetuosa elección de la temática.​ Perdiendo finalmente los estribos, la diosa destruyó el tapiz y el telar de Aracne golpeándolos con su lanza, y también golpeó en la cabeza a la joven. Aracne, que advirtió su insensatez, quedó embargada por la vergüenza, huyó y acabó por ahorcarse. Atenea se apiadó de Aracne, roció la soga con jugo de acónito, haciendo que está se convirtiera en una telaraña y transformando a la propia Aracne en una araña.

Gigantomaquia

Artículo principal: Gigantomaquia
Atenea ayudó a su padre y a Heracles con sus consejos, y también tomó parte activa en ella, pues enterró a Encélado bajo la isla de Sicilia y mató a Palas.

Alcioneo fue herido por una flecha de Heracles, pero tras caer al suelo volvió a levantarse, pues era inmortal mientras permaneciera sobre su tierra natal, Palene. Atenea informó a Heracles de ello, por lo que éste fingió huir, logrando que Alcioneo le siguiera hasta salir de su país natal, pisando tierra dominada por Hades, momento en el que murió por la flecha que llevaba clavada.

así como de la danza de guerra pírrica, de la que se decía que fue su ejecutora más antigua, en la celebración de la victoria de los dioses sobre los Gigantes.

Galería

Véase también

Dioses Olímpicos
Principales: Zeus • Hera • Poseidón • Démeter • Ares • Atenea • 

Apolo • Artemisa • Hefestos • Afrodita • Hermes • Dionisio

Otros: Hestia • Hades • Perséfone • Hebe • Ilitía