Gea
Gea estatua.png
Información
Nombre Griego: Γαῖα (Gaía)
Romano: Terra
Dominio: La Tierra
Familia
Padres: Ofión y Eurínome
Hermanos/as: Tártaro

Gea, Gaya o Gaia es la deidad primigenia de La Tierra.

Gea fue la deidad original tras el Oráculo de Delfos. Traspasó sus poderes a su hijas Temis y Pitón. Cuando Apolo mató a la Pitón, éste heredó los poderes proféticos.

Etimología[editar | editar código]

del griego antiguo: Γαῖα​, romanización: Gaĩa, pronunciación clásica: [ɡá͜ɪ̀a] Koiné: [ɟˈɛːa] bizantina: [ʝˈea] de Ge  griego antiguo: Γῆ​, romanización: Gễ, literalmente: «Tierra».

Mitos[editar | editar código]

Al nacer, Gea se cubrió con cielo, mar, islas y montañas. Gea y el mar, Ponto, tuvieron cinco hijos, deidades marinas primitivas. Por otro lado, con Urano se dedicó más al amor, y se casó con él. Juntos tuvieron a sus primeros hijos, los Centimanos seres gigantes con 100 brazos y 50 cabezas, que eran tres; Briaero, Giges y Coto. Urano los encontró tan feos, que los fue a desterrar al Tártaro. Sus otros hijos, los Cíclopes, gigantes con un solo ojo en medio de la frente, no corrieron mejor suerte. También eran tres; Arges, Brontes y Estéropes, a los cuales les pasó lo mismo que a los centimanos.

Después de lo ocurrido, Gea estaba resentida, pero aun así tuvieron más hijos. Esta vez salieron los titanes, los que para Urano eran hermosos y dignos de ser llamados hijos de él. Eran seis varones, Océano, Ceo, Crío, Hiperión, Jápeto y Cronos, y seis mujeres, Febe, Tetis, Mnemósine, Tía, Temis y Rea. El menor de todos ellos era Cronos.

Los titanes crecían rápidamente y se volvieron muy fuertes, tanto, que Urano empezó a temer de ellos, que podrían destronarlo, entonces les iba a hacer lo mismo que a sus otros hijos: enviarlos al Tártaro. Ya llevaba a la mayor parte de ellos allí, sólo quedaban Crío, Jápeto, Ceo, Hiperión y Cronos, y Gea ideó un plan con ellos para detenerlo y liberar a sus hermanos. Urano estaba buscando a sus hijos restantes, cuando en eso aparece Gea y lo abraza. Mientras éste está distraído con la caricia, Crío, Jápeto, Ceo e Hiperión se acercan a él y lo sujetaron mientras Cronos, con una guadaña que Gea le proporcionó, lo castró.

Los cíclopes terminaron de fabricar unas armas que habían estado preparando para Zeus y sus hermanos. Le dieron a Zeus un poderoso rayo, con el cual podía lanzar truenos, rayos y relámpagos, a Poseidón un tridente, con el cual podía agitar la tierra, y a Hades un yelmo, con el que podía volverse invisible.

El Caos vio que los dioses ganarían con aquellos regalos que le propinaron los cíclopes, así que, junto con Gea y Urano, planearon concentrar la energía y el poder para ganarle a los dioses en las entrañas de una pequeña criatura, el Taurofidio. Quién lograra matar y quemar las entrañas de la criatura, podría vencer a los dioses. Egeón, un gigante que estaba de parte de los titanes, encontró al Taurofidio y lo mató. Cuando iba a quemar sus entrañas, estas fueron robadas por un águila enviada por Zeus, el cual las subió al cielo en forma de la constelación Tauro y Cetus juntas.

Cuando Hefestos intentó violar a Atenea, que buscaba un arma en su taller, el semen del dios cayó sobre el muslo de la diosa, y al intentar quitárselo ella, este cayó sobre la tierra y la fecundó, naciendo Erictonio.

Gea le entregó al pequeño a Atenea, quien crió entonces al bebé como su madre adoptiva. Atenea puso al infante Erictonio en una pequeña cesta que confió a tres princesas atenienses: Herse, Pándroso y Aglauro. La diosa no les dijo qué contenía la caja, pero les advirtió que no la abriesen hasta que regresase.

Descendencia[editar | editar código]

En solitario Con Urano Con Otros Con Otros

Con Ponto



Con Tártaro



Con Éter

Con Poseidón



Con Zeus



Con Hefestos



Con Helios

Galería[editar | editar código]

Véase también[editar | editar código]

Deidades primitivas
Caos • Demiurgo • Ofión • Eurínome • Hydros • 

Thesis • Chronos • Ananké • Fanes • Fusis

Gea • Urano • Ponto • Tártaro • Los Ourea
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.