Zeus
Zeeus.PNG
Información
Nombre Griego: Ζεύς (Zeús)
Nombre Romano: Júpiter o Jove
Dominio: El rayo
Familia
Padres: Cronos y Rea
Hermanos/as: Poseidón, Hestia, Hades, Démeter y Hera

Zeus, hijo de los titanes Cronos y Rea, es el dios supremo, soberano de hombres y dioses, también Dios del rayo, que vivía en el monte Olimpo con su esposa Hera y los otros olímpicos.

Fue muy reconocido por su infidelidad hacia Hera, teniendo docenas de hijos e hijas con otras mujeres, entre ellas, diosas, ninfas y mortales.

Entre sus distintivos se encuentran el águila dorada como símbolo de fuerza, coraje y justicia; el roble, símbolo de fuerza; el rayo, el cetro y el toro.

Etimología[editar | editar código]

Zeus significa, literalmente, "Dios".

La palabra latina Iuppiter (Júpiter) proviene de las raíces indoeuropeas dyu-, que significa "luz", y piter, que hace referencia a pater, y que significa "padre"; es decir: El padre de la luz.

Iconografía[editar | editar código]

Zeus fue frecuentemente representado por los artistas griegos en dos poses: de pie, avanzando con un rayo levantado en su mano derecha, y sentado majestuosamente.

Nacimiento[editar | editar código]

Cronos fue padre de varios hijos con Rea: Hestia, Démeter, Hera, Hades y Poseidón, pero se los tragó tan pronto como nacieron, ya que Gea y Urano le habían revelado que estaba destinado a ser derrocado por su propio hijo, tal como él había destronado a su padre. Pero cuando Zeus estaba a punto de nacer, Rea pidió consejo a Gea para urdir un plan que lo salvara, y así Cronos tuviera el justo castigo a sus actos contra Urano y contra sus propios hijos. Rea tuvo a Zeus y se lo dió a Gea que lo escondió en la isla de Creta, luego engañó a Cronos, dándole una piedra envuelta en pañales que éste tragó en seguida sin desconfiar.

Gea llevó al pequeño al Monte Ida, donde fue criado por 5 ninfas (Amaltea, Ida, Melisa, Adrastea y Cinosura), por un Mastín de Oro y por una cabra llamada Aix, mientras una compañía de Curetes, bailarines armados, gritaban y daban palmadas para hacer ruido y que así Crono no oyese los llantos del niño. Amaltea lo escondía colgándolo con una cuerda de un árbol, de forma que quedara suspendido entre la tierra, el mar y el cielo (sobre los que gobernaba su padre, Crono). Adrastea dio al infante Zeus una hermosa esfera (σφαιρα) para que jugase, y en algunas monedas cretenses se representa a Zeus sentado sobre ella. Ida y Melisa lo alimentaron con miel y leche de Aix. Cinosura a veces también se encargaba de amamantar al infante. También se hizo amigo del dáctilo Celmis y de la oceánide Metis.

Mitos[editar | editar código]

Zeus se convierte en rey de los dioses[editar | editar código]

  • Destronando a Cronos:

Una vez adulto y tras la muerte de la cabra Aix, supo la verdad sobre su vida de boca de Amaltea y decidió cobrar venganza. Zeus iba a emprender un viaje hacia el Monte Olimpo, lugar en donde Cronos reinaba, antes de que se fuera, Metis le dio a Zeus un emético para obligar a Cronos a vomitar a los bebés.

Zeus identificó y se acercó a Cronos y le ofreció una bebida, la cual era la pócima que Metis le había entregado. Entonces Zeus obligó a Cronos a regurgitar, primero la piedra, seguida de sus hermanos en orden inverso al que los había tragado.

Zeus y Rea llegaron al acuerdo de que los titanes se irían al Monte Otris, y él con sus recién expelidos hermanos se quedarían en el Monte Olimpo. También Rea le dio la idea de que liberara a los Hecatónquiros y a los cíclopes del Tártaro, para que lo ayudasen a luchar contra Cronos y los otros, ya que no se rendirían tan fácilmente.

Entonces Zeus liberó a los hermanos de Cronos, los Hecatónquiros y los Cíclopes, de su mazmorra en el Tártaro y mató a su guardiana, Campe. Como muestra de agradecimiento, los centimanos y los cíclopes estuvieron dispuestos a participar en la guerra que se venía y, además, éstos últimos forjaron armas para él y sus hermanos: Para Zeus, el rayo, para Poseidón, el tridente y para Hades, el yelmo de la invisibilidad.

Zeus y sus hermanos y hermanas junto con los Hecatónquiros y Cíclopes y algunos dioses menores, entre los cuales se encontraban los hijos de Estigia, derrocaron a Cronos y a los otros Titanes, que fueron encerrados en el Tártaro custodiados ahora por los Hecatónquiros y los cíclopes.

Tras la batalla con los Titanes, Zeus se repartió el mundo con sus hermanos mayores, Poseidón y Hades, echándoselo a suertes: Zeus consiguió el cielo y el aire, Poseidón las aguas y Hades el inframundo. La antigua tierra, Gea, no podía ser reclamada y quedó bajo el dominio de los tres.

Esposas de Zeus[editar | editar código]

  • Metis:

Agradecido con Metis, Zeus se casó con ella. Gea profetizó a Zeus que Metis daría a luz una hija y después un hijo que estaría destinado a gobernar el mundo, por esto Zeus la devoró cuando estaba embarazada.

Zeus ahora se había fijado en la titánide Temis, y se casaron. las Moiras estuvieron presentes en las nupcias de Zeus y Temis, y brotaron con Temis de los manantiales del Océano que circundaba el mundo, y la acompañaron por el brillante camino solar a ver a Zeus en el Olimpo. Con Zeus concibió a Astrea, Eleuteria, Tique y a las Horas: Talo, Auxo, Eunomia, Dice e Irene.

  • Hera:

Finalmente, Zeus terminó con Temis y se casó, por tercera vez, con su hermana Hera, con quien tuvo a Ares, Enio, Hebe, Ilitía y Hefestos. Zeus es famoso por sus conquistas de muchas mujeres mortales, diosas y ninfas. Hera era muy celosa de estas conquistas amorosas, y enemiga sistemática de todas las amantes de Zeus y de los hijos que tenían con él.

Tifonomaquia[editar | editar código]

Gea estaba resentida por cómo Zeus había tratado a los Titanes, porque despues de todo eran sus hijos. Poco después de subir al trono como rey de los dioses, Zeus tuvo que luchar con otro hijo de Gea, el monstruo Tifón junto con su esposa Equidna y sus monstruosos hijos. Zeus derrotó a Tifón atrapándolo bajo una montaña, pero dejó a Equidna y a sus hijos con vida como desafío para futuros héroes.

Gigantomaquia[editar | editar código]

Gea estaba dolida por el hecho de que sus hijos los titanes estuviesen encerrados en el Tártaro y resentida porque su plan con Tifón había fallado. Por lo cual envió a los Gigantes para que entablaran una lucha contra los olímpicos. Los dioses olímpicos conocían un oráculo que decía que los Gigantes no podrían morir a manos de los dioses a no ser que un mortal luchara al lado de estos, por lo que Zeus hizo llamar, por medio de Atenea, a Heracles.

Con el fin de derrotar a los dioses, cada gigante había nacido para ser la contraparte de algún dios. Así, cada Dios se encargó de un gigante. Gea le prometió a Porfirión la mano de Hebe si luchaba contra los dioses. Para debilitarle, Zeus le inspiró sentimientos amorosos hacia Hera, pero fue tal la violencia con que respondió el gigante que, intentando forzarla, llegó incluso a rasgar la túnica de la diosa. Zeus aprovechó este momento para fulminarlo con su rayo, mientras que Heracles lo remató atravesándolo con sus flechas.

Los demás gigantes fueron derrotados por su respectiva contraparte divina y rematados con las flechas de Heracles impregnadas en veneno de la Hidra de Lerna.

Infidelidades[editar | editar código]

Antíope[editar | editar código]

Antíope era una princesa de Tebas, su belleza era tan extraordinaria que el mismo dios Zeus se fijó en ella, dejándola embarazada tras seducirla y poseerla tomando la forma de un sátiro. Sin embargo, Antíope tuvo que huir de la cólera de su padre, Nicteo, que no creía que el amante de su hija fuera el rey de los dioses y la acusaba de blasfemia. Aconsejada por el mismo Zeus disfrazado de lechuza, fue hacia Sición. Nicteo la persiguió con su ejército hasta la corte de Epopeo, rey de Sición, donde se había refugiado Antíope buscando protección contra su padre, hecho que éste consideró como alta traición.

En la guerra que siguió entre las dos ciudades Nicteo resultó herido, pero antes de morir encargó a su hermano Lico que castigase el crimen de su hija. Éste usurpó el trono de Tebas y cumplió el encargo de su hermano, pues tras la muerte de Epopeo logró capturar a Antíope y llevarla de vuelta a la capital beocia. Fue en el camino de regreso a Tebas cuando Antíope dio a luz los dos gemelos que había tenido de Zeus, que se llamarían Zeto y Anfión.

Castigos[editar | editar código]

El robo del Mastín de Oro[editar | editar código]

Pandáreo robó el perro de oro que, por deseo de Rea, vigilaba a la cabra que amamantaba a Zeus cuando éste era todavía un niño, y que posteriormente custodiaba en el templo de Zeus en Dicte. Entregó el perro a Tántalo para que lo ocultara hasta que se pasara la alarma inicial, pero cuando le pidió que se lo devolviera, Tántalo juró que no sabía nada del asunto. Zeus, enterado de lo ocurrido, castigó a los dos: a Pandáreo lo convirtió en piedra, y a Tántalo lo aplastó con una roca que pendía del monte Sípilo.

Harmótoe, mujer de Pandáreo, logró huir a Sicilia, donde Zeus lo mató​ Las diosas Hera, Artemisa y Afrodita se hicieron cargo de Camiro y Cleotera, hijas de Pandáreo y Harmótoe. Lamentablemente, las Harpías se apoderaron de las muchachas y las entregaron después a las Erinias como esclavas.

El hibris de Salmoneo[editar | editar código]

Salmoneo quiso igualarse a Zeus conduciendo una cuadriga de bronce e imitando el ruido del trueno por medio de calderos atados a la cuadriga que producían gran estruendo, y forzó a sus súbditos a transferir los sacrificios de Zeus a él mismo. Como castigo por su hibris, Zeus mató a Salmoneo con un rayo y arrasó su reino.

Perifante[editar | editar código]

Perifante fue reverenciado por sus súbditos como un dios por sus virtudes y construyó muchos santuarios en honor a Apolo. Los habitantes de su reino sustituyeron los honores a Zeus y reverenciaron a Perifante. Por ello, Zeus, envidioso de su gloria, quiso precipitarlo en el Tártaro, pero gracias a la intervención de Apolo en favor suyo, el padre de los dioses se contentó con transformarlo en águila, y así transformado reinó sobre todas las aves y debía guardar el cetro sagrado y estar al lado del trono del Zeus. A su mujer, que pidió ser convertida también en ave, Zeus la transformó en quebrantahuesos.

Otros[editar | editar código]

  • Tenía una vena justiciera cuyos mejores ejemplos quizás sean la ayuda que prestó a Atreo y la ejecución de Capaneo por su desmedida arrogancia. Era también el protector de los extranjeros y viajeros frente a aquellos de los que podían ser víctimas.
  • Con Hera, convirtió a los reyes de Tracia Hemo y Ródope en montañas (los Balcanes o Stara Planina y las montañas Ródope, respectivamente) por su vanidad.
  • Condenó a Tántalo a tortura eterna en el Tártaro por intentar engañar a los dioses para que comiesen la carne de su hijo descuartizado.
  • Condenó a Ixión a ser atado a una rueda ardiente por toda la eternidad por intentar violar a Hera.
  • Hundió a los Telquines en el mar.
  • Cegó al vidente Fineo y envió a las Harpías a perseguirlo como castigo por revelar los secretos de los dioses.
  • Recompensó a Tiresias con una vida el triple de longeva por fallar a su favor cuando Hera y él cuestionaron qué sexo obtenía más placer al hacer el amor.
  • Castigó a Hera colgándola del cielo por los dedos de los pies por intentar ahogar a Heracles con una tormenta.
  • De niño tuvo un amigo llamado Celmis. Muchos años después, Rea se sintió ofendida por las payasadas de Celmis y pidió a Zeus que lo convirtiera en un trozo de acero odiamante. Zeus así lo hizo.
  • Tomó la decisión de casar a Afrodita con Hefesto para evitar disputas por ella entre los muchos dioses que deseaban a la diosa de la belleza.
  • De los muchos hijos que engendró, Heracles es a menudo descrito como su favorito. Cuando una tribu de Gigantes ctónicos amenazaron el Olimpo y el oráculo de Delfos decretó que sólo los esfuerzos conjuntos de un mortal y un dios los detendrían, Zeus eligió a Heracles para luchar a su lado, derrotando así a los monstruos.
  • Tras la muerte de Memnón, se apiadó de las lágrimas de su madre, Eos, y le concedió la inmortalidad.
  • Atenea ha sido llamada a veces su hija favorita.
  • Zelo, Niké, Cratos y Bía formaban su séquito.
  • En los antiguos juegos olímpicos, era el principal dios a alabar.
  • Zeus condenó a Prometeo a que un águila gigante comiese su hígado cada día por dar las llamas del Olimpo a los mortales.
  • Alfeo, que le enseñó a Atenea el arte de la flauta. Sin embargo, al faltarle al respeto a la diosa, Zeus lo mató con uno de sus rayos.

Descendencia[editar | editar código]

Galería[editar | editar código]

Véase también[editar | editar código]

Dioses Olímpicos
Principales: Zeus • Hera • Poseidón • Démeter • Ares • Atenea • 

Apolo • Artemisa • Hefestos • Afrodita • Hermes • Dionisio

Otros: Hestia • Hades • Perséfone • Hebe • Ilitía
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.